sábado, 16 de abril de 2016

Medio tiempo

Hay momentos a lo largo de la vida en que tienes que detenerte y hacer una introspección sobre ti mismo y analizar si quieres, puedes y/o debes continuar por donde vas, pues si no lo haces llegará el momento en el que entres en un punto de quiebre y tengas que hacerlo aunque no quieras, ya que haz llegado al punto en el que no sólo afecta tu trabajo, sino también tus relaciones y hasta tu salud.

Diversos estudios han demostrado que el estrés que genera una rutina sin periodos de descanso y dispersión, y especialmente la exposición prolongada del ser humano a ésto, lo conduce a un padecimiento el cual ha sido llamado "Síndrome de Burnout. Este síndrome no se encuentra reconocido en el "manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales", aunque si está mencionado en la "clasificación internacional de enfermedades" bajo el código Z 73.0 dentro del apartado asociado a problemas relacionados con el manejo de dificultades de la vida.


Los síntomas se han categorizado en cuatro grupos, donde se desarrollan de forma progresiva, estas son:
  • Síntomas psicosomáticos: 
        -cefaleas
        -molestias gastrointestinales
        -insomnio
        -entre otros

  • Síntomas conductuales: 
        -Problemas relacionales
        -absentismo laboral
        -entre otros

  • Síntomas emocionales: 
        -distanciamiento afectivo
        -ansiedad
        -disminución del rendimiento laboral.

  • Síntomas defensivos: 
        -Negación de los síntomas anteriores 
        -desplazamiento de los sentimientos hacia otros ámbitos.

Lo principal es un fuerte sentimiento de impotencia, ya que desde el momento de levantarse ya se siente cansado. El trabajo no tiene fin y, a pesar de que se hace todo para cumplir con los compromisos, el trabajo nunca se termina. La persona que lo padece se vuelve anhedónica, es decir, que lo que anteriormente era motivo de alegría ahora no lo es, en otras palabras, pierde la capacidad de disfrutar. Aún cuando se tiene tiempo, se siente siempre estresado. A diferencia de lo que ocurría al principio, el trabajo ya no produce incentivos para la persona afectada con burnout. Visto por otras personas, aparenta sensibilidad, depresión e insatisfacción.

En verdad es una situación bastante frustrante para quienes lo padecemos pues, como es mi caso, muchas veces nos dedicamos a lo que más nos gusta y en efecto, de ser algo que causaba un gran placer y felicidad ahora sólo deja un vacío, en mi caso he llegado a detestar incluso la hora de la comida, no porque no me guste comer, al contrario, pero ya la comida me sabe toda igual, no encuentro sabores que me atraigan y me hagan agradable la comida, sé que es dulce, salado, ácido, amargo, etc... pero no lo percibo mas allá, incluso el sexo es agradable, pero no es algo que me atrape tampoco, incluso llego a distraerme durante el sexo pensando en el trabajo, la escuela, etc., incluso aprender, que es uno de mis placeres se ha vuelto tedioso y pesado, no disfruto de las conversaciones e intercambio de ideas se vuelve desagradable, cansado.

Es decir, cosas que me encantaba hacer ahora me parecen monótonas y carentes de gozo. Y si a todo esto agregamos que a pesar de dormir de 8 a 9 horas diarias, siento eterno cansancio, cada que puedo duermo. Me encuentro actualmente en tratamiento, pero escribo hoy, porque es importante que se detengan unos minutos mediten y analicen su vida un momento, pueden estar en la misma situación y sin tratamiento puede ser fatal.

Consulten a su médico si tienen los síntomas anteriores, siempre es importante hacerse un chequeo general una vez al año, es mejor la medicina preventiva (y mucho más barata)

No hay comentarios:

Publicar un comentario